El museo de Potrerillos (Mendoza)

El museo de Potrerillos (Mendoza) cuenta con una pequeña colección arqueológica y paleontológica, que fue generada a lo largo del tiempo a partir de las prácticas de "coleccionismo" de los habitantes de la localidad. Dicha colección, junto con la antigua Estación de Ferrocarril que la albergaba y donde funcionaba también la Biblioteca Popular "Armando Tejada Gómez", debió ser trasladada por los pobladores a raíz de la construcción del dique Potrerillos, que la dejaría bajo las aguas.

Cuando los arqueólogos comenzaron a trabajar en conjunto con los habitantes, estos dejaron de llevar materiales al museo, y la colección sólo se incrementó con algunos elementos al momento del llenado del dique. Actualmente, los objetos se encuentran en la delegación municipal de la villa Potrerillos, sede temporaria de la biblioteca, y están en proceso de ser incorporados al Registro Nacional de Yacimientos, Colecciones y Objetos Arqueológicos (RENYCOA) a cargo del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL). Algunos de estos elementos serán inscriptos en el Registro Nacional de Yacimientos, Colecciones y Restos Paleontológicos, a cargo del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” (Decreto 1022/2004). Una vez registrada esta colección será una de las primeras en manos de un organismo no gubernamental que cumpliría con los requisitos que establece la Ley Nº 25.743.

A lo largo del siglo XX, los habitantes construyeron sus viviendas sin ningún tipo de ayuda externa. Usaron diversos materiales, pero siempre al estilo rural, dentro de terrenos amplios, sin muros ni cerramientos que limitaran la contemplación del paisaje. Cada cual cultivaba lo que consumía, criaba algunos animales y elaboraba algunos productos para los turistas.

Con la construcción del dique se realizó un barrio para los ex pobladores de la villa, que poco tenía que ver con lo que habían sido sus hogares. Aunque según el equipo técnico-social del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), la respuesta arquitectónica surgió de la consideración de costumbres y modos de vida de los pobladores, así como también de la opinión de los mismos, de esta manera se habría logrado, según los expertos, un estilo definido de arquitectura de montaña (Equipo Social de Gerencia de Evaluación IPV 2002). 

Muchos de los vecinos consideraron que se llevo a cabo un reemplazo de sus casas por viviendas muy caras. Al no tener título de propiedad, los pobladores que habían ocupado durante tantos años sus terrenos debieron pagar estas nuevas casas, por lo que se les descontó el valor de las viviendas de la compensación que el Estado debía hacerles por haber sido relocalizados.

Así la ciudad de potrerillos quedeo inmersa debajo de ese cristalino y celeste lago al pie de la Cordillera de los Andes.

 

Notas relacionadas